Competitividad se ha puesto de moda pero, ¿Realmente sabemos lo que es competitividad?

Habiendo pasado ya el descoloque de las vacaciones  de Navidad y con el desafío de un nuevo año por delante, muchos de vosotros sin duda os estaréis planteando propósitos para este año.

Esta vez no quiero redundar en la importancia de pensar en los objetivos y pasar a la acción para conseguirlos, sino en que realmente os cuestionéis si vuestra empresa sabe lo que es la competitividad y está orientándose por el mejor modelo que la convierta en  una empresa más saludable.

Desde los inicios de la crisis, muchos (políticos, financieros, empresarios……) hablan de productividad, de competitividad. Yo diría que se ha puesto de moda.

 

¿Pero realmente saben de qué hablan?. ¿Sabemos que es la competitividad?. Por favor antes de continuar piensa bien lo que tu consideras por competitividad y después continuar leyendo.

 

 

Resulta que el país más competitivo del mundo NO es China, NI es India, ¿sabéis cual es?.

Pues increíblemente  es ………….. ¡Suiza!.

Vaya, un país que no tiene miniempleos, minisueldos, ni jornadas interminables… ¿Cómo puede ser? ¿En qué nos estamos equivocando?.

Es cierto que países como China o India, los cuales también nos los han puesto de moda porque ahora a algunos les interesa ponérnoslos como países referentes y de ejemplo a seguir al hablarnos de competitividad,  van subiendo escalones anualmente provocando que algunos países como el nuestro, que algunas empresas, aún no tengan claro cuál es el modelo de competitividad a seguir, si el de países como la China o como los de Suiza. Pero, ¿Cual es la diferencia?

La competitividad hay que entenderla bajo dos prismas:

  • Productividad basada en el conocimiento,  en el buen hacer, en la innovación y creatividad, en el nivel de vida, en el buen clima político, de negocios y exportaciones o
  • Productividad basada en la cuota de mercado.

Dentro de cuatro años, veremos cuál de las dos ha ganado en la práctica.

¿Vosotros que opináis? ¿Qué modelo está siguiendo España? Y ¿Cuál os gustaría a vosotros seguir?

Resulta que en España, desde que comenzó la crisis, al gobierno se le llena la boca hablando de que tenemos que ser competitivos. Pero el problema surge cuando el Gobierno NO lo enfoca según el modelo de competitividad de los países ricos, “Modelo, el cual  explicaré  un poquito más adelante”, sino que lo enfocan como un concepto “ambiguo” entendido como la capacidad de una compañía de ganar cuota de mercado internacional, es decir, de colocar sus productos allá donde le sea posible.

Pero resulta que esto de la exportación, no es tan fácil, ya que hay que tener en cuenta que mucho de lo que produce nuestro país no es exportable. “El 70% del PIB español son servicios, y la mayoría no son comercializables, por ejemplo un corte de pelo o un taxi”.

¿Y porque menciono que nuestro país no está entendiendo el mejor concepto de competitividad?. Aquí es donde quiero  abriros el interrogante, la duda, aquí es donde quiero invitaros a pensar sobre que significa que un país  sea competitivo pero de los buenos.

¿Qué es más importante?, ¿ser una potencia comercial llámese China o India con un crecimiento récord que no se corresponde con el nivel de vida de sus habitantes?, o ¿que nuestros ciudadanos tengan un elevado nivel de vida como “Suiza, EEUU, Alemania”?

En la crisis actual, el aumento de exportaciones a corto plazo es la solución más fácil, la mejor manera de aumentar los ingresos. Tradicionalmente, las ventas a otros países se animaban devaluando la moneda, algo que España no puede hacer desde que forma parte del euro. Por eso, la alternativa que plantean nuestros economistas es “una devaluación interna, es decir, bajadas en los costes de las empresas” para que puedan ser más competitivas en el mercado internacional. El problema es que esto lo plantean, “o bien bajando los márgenes de beneficio o bajando los salarios o los costes de seguridad social o aumentando el IVA”, que no se aplica a las exportaciones, con lo que no las penalizaría, y sí a las importaciones.

Lo grave es que se olvidan de lo que hacen los países ricos, se olvidan de plantearlo mediante la mejora de los procesos para reducir costos sin penalizar márgenes, ni salarios, ni……el nivel de vida. 

Claro que para esto, el primer paso necesario es una reforma educativa, un cambio de mentalidad en la gestión de nuestras empresas, en la educación, en el conocimiento de las mejores herramientas y metodologías y más inversión en I+D.

Después de todo esto, yo entiendo que un país competitivo es el que es capaz “de integrarse en la globalización y mantener y hacer crecer el nivel de vida de sus ciudadanos”. La competitividad no debería medirse  solo en términos de comercio internacional, sino también de productividad nacional, que  es la que “permite a un país soportar salarios altos, una divisa fuerte y una rentabilidad atractiva del capital y, con ello, un alto nivel de vida”. Y así debería ser en la economía española, pero para ello debe darse un cambio en la “cultura empresarial”, que se apueste por la productividad de alto valor añadido, de procesos muy eficientes y productivos y bien orientada al mercado. Sin embargo, a todas luces se está imponiendo otro modelo de competitividad, centrado en lo que cada país sea capaz de vender en el mercado internacional.

¿En que consiste el modelo competitivo de los países ricos como Suiza o Alemania? ¿Qué entienden estos países Ricos por competitividad?

La competitividad en los países ricos viene del ingenio, de la creatividad,  NO de las subvenciones; viene de la elección de las mejores herramientas, NO de las chapuzas; viene de la organización, del aprovechamiento del tiempo, NO de las reuniones repetitivas, NI del estiramiento interminable de las jornadas; tiempo para trabajar y tiempo para divertirse, no tiempo para divertirse en el trabajo. Viene de la humildad para aprender y de la generosidad para enseñar, compartir y ayudar a mis compañeros, NO del ego y prepotencia, viene de la inteligencia, eligiendo a los mejores para cada puesto de trabajo; poniendo una persona preparada donde hace falta, NO a un cuñado, un familiar o amigo; viene de seleccionar a un responsable que sepa dirigir, gestionar personas y procesos, NO al que más tiempo lleve con nosotros o al que mejor hace la pelota, viene de evaluar continuamente a los mejores trabajadores por su capacidad de evolucionar, de crecer con la empresa, por el número de puestos que saben desempeñar, porque se sienten motivados e implicados en la empresa,  NO de continuar con los acomodados, que no quieren mejorar, evolucionar  justificándolo todo, incluso lo injustificable, porque no quieren salir de su zona de confort en la que se encuentran cómodos, teniendo miedos a asumir responsabilidades, a tener que hacer trabajar más a sus amigos y /o  equipo y por el miedo a perder protagonismo.

Y si  ya que no tenemos buenas ideas, pues copiemos, pero a los más ricos. Copiemos a Suiza, ya que si los empleados viven mucho mejor que aquí, pues imagínense cómo viven sus jefes.

Con esto quiero seguir animándoos a que continuéis trabajando cada día de este año, en ser mejor que el día anterior, que el mes anterior, que el año anterior. De esta forma, este será un muy buen año para todos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s