La Excelencia de la metodología Lean Windows PERSO

Excelencia

El diccionario de la Real Academia Española de la lengua define Exceleimagencia como: “Superior Calidad o Bondad que hace digno de     singular aprecio y estimación algo”. Sin duda      alguna, a todos nos agradan las cosas de    “superior calidad” y las tenemos en alta estima. Sin   embargo, en el caso de los sistemas de LEAN, no    resulta tan evidente lo que significa tener un   sistema   de producción de excelencia y lo   necesario hoy en día que es contar con dicho sistema.

Si bien es cierto que la excelencia, o buena calidad, de productos y servicios no se debe solamente a los procesos de LEAN, sin duda alguna, un sistema de producción deficiente irá en detrimento de la calidad de los productos, del servicio y contribuirá a un alto costo de la gestión de producción.

Tras regresar de nuestro viaje por Centro América y México, imagecuriosamente y como en otras ocasiones, (viaje a Vietnam, China, etc.) me    encuentro con un sector, prácticamente idéntico al   de España, donde hay mucha empresa pequeña y   muy pocas empresas grandes y medianas lo que   ocasiona sistemas de gestión tradicionales y   familiares, donde el crecimiento está basado en el   incremento directamente proporcional y en la mayor  parte de los casos exponencialmente de la mano de obra, sin inversiones en metodologías de productividad que permitan mejorar los rendimientos y beneficios de la empresa.

Aunque curiosamente, justifiquemos estas acciones en base a que la mano de obra no es demasiado costosa, hay que pensar que dentro de las empresas de nuestro país competimos a igualdad de costes de personal, pues los competidores tienen el mismo coste de mano de obra. Por otro lado, nos olvidamos de que las ineficiencias crean una cultura en la forma de trabajar y gestionar, en la cual la falta de control hace que los procesos se alarguen y por consiguiente los plazos de entrega aumenten ocasionando que los costes suelen aumentar exponencialmente con los crecimientos.

Por ello, debemos pensar que no solo aumentan nuestros costos de mano de obra, sino que también debemos sumar los costos ocasionados por perdida de oportunidades, al aumentar nuestros plazos de entrega, por la falta de control en los mismos, aumento de problemas de calidad etc., ocasionando la insatisfacción de nuestros clientes.

Por otro lado, al impulsar esta tipo de metodologías, es muy importante tener en cuenta la realidad e idiosincrasia de nuestra producción y sector donde prácticamente todos los productos- ventanas son diferentes. Esto no indica que no exista la posibilidad y necesidad de nivelar nuestros sistemas de producción lo que si que ocurre es que para conseguir implantaciones rápidas y estables, es muy importante contar con empresas conocedoras tanto de la metodología como del propio sector, sistemas de producción y producto.

imageEn el mundo, son muchos los ejemplos de empresas que   tradicionalmente han producido sin contar con buenos  sistemas de producción, pero cuyos ingresos por excesos de venta, cubrían cualquier ineficiencia.

Sin embargo, y como marcan los ciclos de la historia económica siempre llega un momento donde, la demanda-el consumo-las ventas bajan o donde comienzan a aparecer competidores (externos o internos) más competitivos en cuyo momento solo aquellas empresas capaces de fabricar los mismos productos pero con mejor calidad y a menor costo serán empresas preparadas y flexibles para competir ante situaciones adversas.

Por ello, si solo pensamos en el día a día, en el corto-medioimage plazo y no invertimos en metodologías que nos ayuden a mejorar un poquito cada día, puede peligrar nuestra existencia como empresa en un medio plazo ya que siempre habrá alguna empresa con necesidad de “aprender” los nuevos métodos de producción y que por consiguiente irán por delante nuestro.

Aun, en el caso de que la competencia o la economía aún no amenace, las dificultades siempre serán más soportables y llevaderas con sistemas de productividad eficientes. A la larga, si adoptamos la forma de pensar “Lean” (sin desperdicios), las empresas estarán mejor preparadas para enfrentarse a los retos y dificultades de ahora y a aquellos que surjan en el futuro; y estarán creando la base del crecimiento empresarial moderno y con buenos cimientos.

Si aprendemos y aplicamos metodologías que nos ayuden a mejorar continuamente a través de la búsqueda y eliminación continua de desperdicios (operaciones que no aportan valor), todos los días, nos estaremos preparando para ser empresas triunfadoras, excelentes y líderes

El mejor ejemplo de lo mencionado, es la muy conocida historia de Toyota que, con su sistema de producción (en inglés “Toyota Producción System” o TPS), logró superar a grandes corporaciones ensambladoras de vehículos, entre ellas las “tres grandes” de Norte América. Hoy en día, Toyota es el mayor fabricante de automóviles en el mundo, y su sistema de producción ha sido estudiado durante décadas y, en años recientes, se rebautizado en inglés como “Lean Manufacturing”, y PERSO como Lean Windows PERSO, al adaptar y aplicar esta metodología durante más de 14 años al sector de la ventanas y fachada ligera. En español se han utilizado muchas traducciones para éste término, dentro de las cuales otra de ellas es Manufactura Esbelta.

La metodología Lean, la podemos definir como, la filosofía de producción “del sentido común”, que busca la excelencia y la eliminación sistemática de los desperdicios (operaciones que no aportan valor y suponen un coste) a través de la mejora continua.

Es decir, es hacer de la mejor manera y en el momento indicado lo que corresponde. Es el principal instrumento del éxito, es el camino del triunfador para llegar a sus metas.

image

Es por ello que en este espacio (nuestro blog), que hoy nace, queremos brindar notas, anécdotas, experiencias y conocimientos adquiridos a lo largo de muchos años y en muchas latitudes que puedan servir de orientación a los esfuerzos profesionales de aquellos individuos y organizaciones que estén en la búsqueda de la excelencia en la empresa.